jueves, 25 de agosto de 2011

Casi me duermo.... (6ª de feria. Bilbao 2011)











Foto : burladero.


MALA CORRIDA DE VICTORIANO DEL RIO.





Bilbao. Corridas Generales 2011.
Sexta de feria. Entrada: Lleno de “no hay billetes”.
Toros de Victoriano del Rio para:
- Enrique Ponce (tabaco y oro): palmas y división.
- Julián López “El Juli” (grana y oro): saludos tras aviso y saludos con protestas.
- Miguel Angel Perera (carmesí y oro): saludos em ambos.





Primer lleno hasta la bandera de la feria en una tarde apetecible, de cartel, de clavel, de ambiente en tierras vascas. El cartel prometía, dos toreros queridos en Bilbao, Ponce y Juli y un torero de tirón como lo es Perera. Ante ellos una corrida que se suponía interesante de Victoriano del Rio.

Digo se suponía porque fue un chasco total. Como le pasara en Madrid y Pamplona defraudó y de qué manera, y es que este año don Victoriano no ha tenido ni mucho menos una buena temporada. No tuvo toros para una corrida completa en Madrid, tampoco para Pamplona y no la ha tenido para Bilbao.

La de hoy ha sido una corrida por debajo de lo esperado en presencia y juego. Desigual de hechuras, algo terciada y hasta cómoda o baja de cara, algo que no merece una plaza como Bilbao. Ante ellos que raro que estuvieran las figuras. ¿Dónde están los corridones que hemos visto de Fuente Ymbro o Alcurrucen de años atrás? Y es que si solo fuera presencia no acabaría de importarme, pero es que han salido auténticas borricas de desolladero, todos ellos flojos, algunos inválidos, muchos de ellos de bajo fondo, mansos, deslucidos…un auténtico desastre que debe controlar si no quiere perder una ganadería que estos últimos años ha sido referente entre figuras de alta gama.

Julián se despedía asi de la feria sin ningún apéndice en su bolsillo, y es que desde luego no ha sido su feria. El “destoreo” que ha llevado durante todo el verano por pueblos y ciudades de tercera (sin ofender a nadie) le ha llevado a desarrollar un toreo más vulgar aún si cabe. Si ayer le vimos tumbao en los lomos del toro hoy le hemos visto más retorcido que nunca, fuera de sitio y hasta fallón con los aceros. Dejando vergonzosos sartenazos al julipie, que tanto daño hace a la vista.

Ponce se fue con leves pitos tras quedarse en evidencia ante su público. No hablaré más de su forma de torear, para mi totalmente antinatural y ventajista. Diré que ha tenido el peor lote de la tarde, dos mansos rajados y sin opciones, pero demostró poco oficio con el cuarto , algo que se espera de un señor que lleva más de dos centenas de corridas a sus espaldas.

Perera por el contrario estuvo a medias. Medio bien en la que algunos califican de gran faena. Una obra de altibajos, con un principio de muletazos frios, sin sentimiento, como si de un trabajo se tratase, algo tiralíneas y sin llegar al público. Sin embargo al natural anduvo más encajado y tiró bien del noble toro. Sigue sin convencerme esta temporada.

Todo esto ante una afición que me decepcionó por varios motivos. Parece ser que este año los saludos desde el tercio se han puesto de moda ya que está siendo el resultado más repetido en las tardes del Aste Nagusia. No se crean que por méritos sino porque asi de cariñosa se está convirtiendo la afición vasca, la que aplaude los bajonazos como hoy del Juli, la que protesta a medias a un invalido de corral, la que aplaude pares caidos o la que ovaciona a picadores por NO picar a los toros. Bilbao como todo va para bajo.

Los toros tuvieron el siguiente comportamiento:



- 1º “Jocundo”: rajado y flojo.
- 2º “Espertón”: noble, humillador y flojo.
- 3º “Manisero”: noble y a más.
- 4º “Aturdido”: manso y descastado
- 5º “Mariscal”: descastado y sin humillar.
- 6º “Jinete”: inválido




Primero de la tarde, “Jocundo” nº 4 de 547 kilos de peso. Negro de capa, muy astifino, delantero de astas y sin exageraciones en cuanto a trapío. No se pudo estirar el de Chiva de salida, lidiando al toro a media altura y con suavidad, levantando siempre las manos para evitar la caída del que mereció ir a chiqueros devuelto por falta de fuerzas. Jocundo perdió las manos en varias ocasiones y fue victima de un simulacro en varas. Le quitó por chicuelinas Julian, donde salió algo suelto demostrando mansedumbre y cierta boyantía. Brindó al público el valenciano y nos dio muestras una vez más de la que algunos llaman técnica y otros como yo lo denominan ventajismo. La gran carpa de circo que lleva como montera el figurón del toreo se movió y descubrió debido al molesto viento que azotaba en el centro del ruedo vasco. Más de cinco minutos en ligar dos muletazos, finalmente en tercio del patio de cuadrillas. A los seis pidió agua para mojar la muleta, Señor Ponce parece mentira que lleve más de doscientas corridas, no me extraña que le conozcan como el rey de los avisos. A todo esto Jocundo nunca rompió hacia delante, simplemente se dejó y acabó rajándose antes de tiempo. Pinchazo y estocada baja para recibir palmas.



Segundo de Victoriano de nombre “Espertón” nº 101 de 551 kilos. Negro de capa, acapachado de cuerna y de nuevo aceptable aunque sin gran trapío, de bonita expresión. Se quedó algo corto de salida y metió bien la cabeza en lo que fue de nuevo un simulacro en varas, y es que este tampoco andaba sobrado de fuerzas. Como diría alguno: “Ni para un análisis de sangre”, ya saben asi está la fiesta moderna. Brindó al “Viti” una faena que fue a más ante un toro que humilló muchísimo, que quiso que se la bajaran más y más aún teniendo limitadas sus fuerzas y que acabó rompiendo hacia delante por ambos pitones. Julián también fue a más pero en inclinación; no logro entender como este torero puede salir con tantos triunfos de plazas importantes. Por si fuera poco estuvo lejos del bicho, sin cargar la suerte, citando desde las afueras aunque enroscándoselo y tirando mucho del animal por bajo, algo que hay que apuntar, es muy positivo (de los pocos toreros que puede alargar de esa forma la embestida, sin duda). Destaco simplemente los dos cambios de mano, con dos soberbios naturales, infinitos en trayectoria y sentidos y jaleados por los asistentes al Bocho. Pinchó la oreja y dejó un sartenazo eficaz para recoger saludos desde el tercio. Palmas al toro.



Tercero. “Manisero” nº 59 de 575 kilos, negro de capa, montado y de baja presencia, cerrado excesivamente de cuerna. Se desentendió del capote, buscó en ocasiones tablas y como sus dos hermanos no fue absolutamente NADA picado. Es una vergüenza que una plaza como Bilbao no valore y mida estas cosas. También fue exagerado el saludo montera en mano de Joselito Gutierrez, tras dos pares aseados, pero ya sabemos que tarde de clavel… Brindó también al “Viti” y realizó una faena gélida, de menos a más, en los medios siempre y que pudo ser de oreja a no ser por la espada. Tandas de derechazos mandones, sin gusto, como trapazos, muy ligados y de mano baja, en cambio naturales más sentidos, perfileros, desde fuera, pero muy templados, muy despaciosos. Lo mejor sin duda llegó a final de faena, con cambios por detrás, redondos, derechazos infinitos y pases de pecho ahora si hasta el final, por donde deben ejecutarse. Un toro noble que se dejó mucho, fue largo y embistiendo, con fondo y con una embestida muy clara y suave. Pinchazo y sartenazo muy trasero para saludar una ovación.



Cuarto. “Aturdido” Nº 37 de 569 kilos de peso, negro de capa y demasiado cómodo para una plaza como Bilbao. Como se nota la presencia de figuras. Manseó en el caballo, con dos varas traseras y no acabó de encelarse al capote de Ponce. De nuevo brindis a su Majestad “el Viti” y pitos para Ponce tras acabar su labor. Faena que parecía coger vuelos cuando el toro echó una mirada al cuerpo casi siempre descubierto del valenciano. A partir de ahí comenzaron las dudas y los pitos desde el graderío ¿Dónde estaba el Enrique lidiador? Cierto es que el animal estaba falto de casta, que no quiso romper y no fue tonto pero pedimos más al maestro de Chiva. Por si fuera poco dejó un pinchazo y una estocada caída. División.



Quinto. “Mariscal” nº 47 , burraco de 578 kg de peso, más anovillado que el resto de sus hermanos, sacado de tipo, algo terciado y muy pobre de presencia. Diego Ortiz lo picó francamente mal, en una primera vara muy caída y una segunda leve y trasera, colocando al caballo como pantalla, algo que debería ser sancionado. Durante los primeros tercios no realizó cosas “bonitas” el de Victoriano y no dio muchas esperanzas a Julian para el tercio de muleta. Lo que se esperaba lo cumplió y la mula de Guadalix se rebozó como babosa asquerosa por el ruedo de Bilbao, pasando con la cara por las nubes, queriendo huir del torero, teniendo que ir Julian detrás de él (que bonita imagen) y rajándose a las primeras de cambio. Victoriano del Rio quien ha visto tus toros y quien los ve. Pésimo este quinto. Julián embistió al animal, dándose un arrimón y jugándosela sin nada que ganar. Bajonazo como regalo y palmas de ignorancia ante tal suerte suprema. Pitos para el mulo en el arrastre,



Sexto. “Jinete” nº 154 de 548 kilos , castaño de capa, del hierro de Cortés, lígero de carnes, y aceptable aunque algo terciado de presencia. Un golpe contra el burladero pudo ser causa de una lesión en las extremidades, pero ni con esas Matias acertó. El animal perdió las manos infinidades de veces, descoordinado a veces, casi medio muerto otras, pero no había manera de cambiar al bicho. Perera se le comió con papas y solo pudo estar pesado y cansino entre las protestas de la gente que se cansó de un bochornoso festejo. Buena fue la estocada.





Mañana nos espera Alcurrucén, ganadería que da una de cal y otra de arena. Esperemos que salga tan encastada como la del año pasado, aunque solo recuerdo y ahí lo dejo, que el año pasado en ella no se anunciaron las figuras.



Un saludo
Borja González.








4 comentarios:

aficion corucha dijo...

Dicen que en la finca donde aparece juli y compañia la ganaderia cae, el ejemplo Samuel flores con Ponce, victoriano con Julian, al igual que la quinta, esperemos que victoriano se recupere porque muy mala temporada esta echando, sin en cmabio volvera porque la piden todo lo contrario a Miura.

DJ dijo...

Ponce no lleva mas de 200 sino mas de 2000.

SINT dijo...

Que le habrá pasado a las corridas de Victoriano como la que lidio en la despedida de Esplá o la del año pasado en Pamplona, porque este año ni en juego ni en presencia se parecen a esas corridas va desatre tras desastre Valencia, Madrid, Pamplona,Bilbao

castaybravura dijo...

DJ cierto, ha sido un gran fallo, son 2000 corridas en esa larguisima trayectoria, ahora mismo lo modifico.


Sint las figuras y la dulzura que quieren en sus toros cada dia hace mas daño.