lunes, 6 de agosto de 2018

PABLO MORA SE PROCLAMA TRIUNFADOR DE LAS NOCTURNAS




Foto: www.las-ventas.com

Gran faena de Pablo Mora ante el sexto bis de la noche. Rafael González se despide entre pitos debido a su actitud al dar una vuelta al ruedo inexplicable.


Madrid. Plaza de Toros de Las Ventas.
Viernes 3 de agosto. Final del certamen de novilladas nocturnas.
Novillos de Juan Antonio Ruiz Román para:
-       Alejandro Fermín: silencio tras aviso en ambos.
-       Rafael González: silencio tras aviso y vuelta por su cuenta muy protestada.
-       Pablo Mora: silencio y vuelta tras aviso.
Entrada: 8.000 espectadores.
Nota: Pablo Mora se proclamó triunfador por unanimidad de votos.


Todo estaba perdido. La vuelta al ruedo abucheada de Rafael González, y las actuaciones sin espada de Alejandro Fermín, dejaban a un lado al joven de Moralzarzal, totalmente desubicado tras sus nulas opciones con el acapachado tercero. La devolución del sexto complicaba aún más las cosas. En su lugar, un pavo del mismo hierro como sobrero, descartado de la lista titular por tan atacada presencia. Las palmas ovacionaban tan excelente presentación.

Se dispuso entonces el joven Pablo, para llevar embarcadas las embestidas del fuerte Amapolillo. Tiró largo por ambos pitones en el comienzo, para dejar una asentada tanda de derechazos. Tiempo y formas. Buen empiece. Siempre a más al natural, sin pasar por alto ningún principio básico del toreo. Colocación, verdad, poder y mando. En todo momento sometido el de Espartaco en la muleta. Un cambio de mano eterno y despacioso, rematado más allá de la cadera. Rugió Madrid en plena noche, seguido de una ovación de aprobación máxima. Rosco pedía más toreo al natural, llevando en volandas a Mora, que daba un giro brutal al escenario de la final. Rafael no querría ni mirar. Lo perdía. Llegó entonces la mejor tanda en mucho tiempo de un novillero en la capital, sin ligazón, de uno en uno, con un soberbio pase de pecho de pitón a rabo. Tenía el triunfo, y no solo de la final. La espada jugó una mala pasada. La vuelta fue clamorosa, y el premio más que merecido.

No tuvo opciones con el tercero, un animal acapachado y excelentemente presentado, al igual que toda la novillada del maestro Espartaco. Soltó la cara desde sus inicios, siempre por dentro al segundo cite. Peleó con la cara alta y se quedó parado en el último tercio. La disposición del madrileño no acabó de levantar los tendidos. Las formas ahí quedaron.

Rafael González despidió el ruedo venteño entre una fuerte división. No gustó la actitud del joven espada tras la muerte del quinto, el más encastado del encierro. La actitud de Rafael ante la negativa de la vuelta acrecentó los abucheos de una parte mayoritaria de público. Gestos que sobran en un chaval que acaba de empezar en esto. Y más en una plaza que no olvida. La actitud y garra del madrileño quedaron reflejadas en la tarde noche. Siempre queriendo, variado con el capote y con esa aceleración propia del que quiere y no puede. Estuvo bastante correcto con su primero, al que remató de un soberano espadazo. Pero las ganas le pudieron con el quinto. Su mejor pasaje llegó de rodillas, logrando los mejores derechazos. Encajado y poderoso. Ya en pie mostró querencias. Más corazón que cabeza. Debió quedarse en saludos tras la negativa del tendido.

Alejandro Fermín sorteó el mejor lote del encierro. El precioso primero tuvo la virtud de llegar muy pronto arriba. Manso y noble el de Espartaco, queriendo coger los trastos siempre por bajo. Le costó atemperar las embestidas al extremeño, que falló a espadas de forma estrepitosa.
Salió con todo al cuarto, rodilla en tierra y varios afarolados. Le costó romper más a este novillo. Algo lineal Fermín, tirando mejor al natural del cornúpeta. De nuevo, una quimera con la espada.

Finalizaba así un certamen de gran atractivo en la capital. Un acierto pleno de la empresa por consolidar en horarios nocturnos festejos que serían inviables en pleno verano madrileño. Al igual que la iniciativa  “Cénate Las Ventas”, que aglutinó a muchísimas familias y grupos de amigos. Que sea el principio de algo grande.


Un saludo
Borja González.






lunes, 25 de junio de 2018

¿LA OPORTUNIDAD PERDIDA? (Crónica 24 junio 2018 Las Ventas)



FOTO: www.las-ventas.com 


Dos vueltas al ruedo con una noble corrida de Montalvo. El toreo lo puso Campos.

Madrid. Plaza de toros de Las Ventas.
24 de junio de 2018.
Toros de Montalvo para los diestros:
-       Octavio Chacón: saludos y vuelta tras aviso y leve petición.
-       Javier Cortés: saludos y vuelta tras petición.
-       Tomás Campos: palmas tras aviso y saludos tras aviso.
Entrada: 7.492 espectadores.

Ficha de toros lidiados:
·         Primero. “Jilguera”, nº 18, castaño listón de 572 kilos (Silencio)
Bien presentado. Flojo y descastado. Llega a la defensiva y desfondado al último tercio, soltando la cara. Dejándose por el pitón izquierdo.
·         Segundo. “Atractivo” nº 25, negro de 544 kilos (Palmas)
Más justo de presentación. Acude pronto y largo en dos varas, sin emplearse en el peto. Nobletón y pasando en la muleta, sin acabar de romper.
·         Tercero. “Raptor” nº 37, negro listón chorreado bragado de 580 kilos (Palmas)
Algo acapachado y de buenas hechuras. Se deja sin más en el peto y acomete con franqueza a los engaños. Faltó casta y empuje en el último tercio. Mejor por el izquierdo.
·         Cuarto. “Vaquerito” nº 44, negro de 610 kilos (Palmas)
Basto y bizco del derecho. Muy fuerte. Mansea en varas y llega con repetición y buenas embestidas al último tercio. Descolgando y colocando bien la cara. Acaba rajándose.
·         Quinto. “Juncoso” nº 69, negro de 547 kilos (Palmas)
Más ligero de carnes que sus hermanos. Se queda sin picar tras salir suelto del primer “puyazo”. Transmisión y nobleza en el último tercio, con fondo y franqueza por ambos pitones.
·         Sexto. “Confiado” nº 67, negro de 609 kilos (Silencio)
Palmas de salida. Cuajado y con mucha presencia. Se deja en varas y muestra mejores inicios que finales en sus embestidas. Mucho que torear.


Ovación cerrada. Así comenzaba la tarde revelación. Madrid, en concreto los tendidos de sol, obligaron a Octavio Chacón a saludar desde el tercio. Cosa de reventadores. Los toreros “rebeldes” de este inicio de campaña en la capital tuvieron su premio en la tarde de ayer. Merecido hubiera sido que Javier asomara por la tronera. También se lo mereció en su día. Como regalo una corrida de Montalvo, dispar de hechuras y en general bien presentada. Premio a una trayectoria protagonizada por la dureza de una profesión poco valorada. Un encierro que destacó por su nobleza y “poder hacer” en la muleta, algo básico para el triunfo actual.

Tomás Campos confirmaba en Las Ventas como matador de toros. El brindis cayó en manos de Diego Urdiales, fiel amigo del extremeño. Estrecha relación que pudo corroborarse en el ruedo, con semejanzas más que destacables entre ambos. Ese molinete con regusto, el empiece por bajo, hasta ciertos naturales puros y encajados al primero de la tarde, el único castaño de la corrida. Sin duda el peor del encierro. “Jilguera” pasará a la historia de Tomás como su toro de confirmación, pero quedará en el olvido. El “Montalvo” llegó desfondado al tercio de muleta, y ahí, en un palmo de terreno, Tomás nos regaló soberbios naturales enroscados, sin necesidad de ligazón, pero cargado de verdad y temple. Le costó coger el trote cochinero y descompuesto por derechas, a media altura, sin limpieza ni mando. La espada, un desastre.
Buen concepto mostró con el cierraplaza. El toro más serio y guapo de la corrida, aún con sus 600 kilos de peso. Torero, despacioso, gustándose y sintiendo en todo momento lo realizado por Tomás. Y es que eso se palpa. Faltó limpieza en el muñequeo final, pero se intuyeron grandes cosas en sus manos. Al torazo le faltó entrega. Con mejores inicios que salidas. De nuevo la espada apuntó a desastre.

Octavio es un claro lidiador, y para muestra un botón. Otra exposición más de cómo estar en una plaza de toros ejerciendo de director de lidia. Atento en todo momento, saliendo junto con el picador por la Puerta de Madrid, luciendo a sus toros en todo momento, variado con el capote, bregador… una joya para estos tiempos. Aún con esas volvió a confundir terrenos en la suerte de varas, dejando colocado a su primero en la misma boca de riego, para luego acortar en la segunda entrada. El mundo al revés. Galopó el cornúpeta en ambos cites, sin el empuje requerido bajo el peto. Buen tranco y media altura en los inicios. Muleta tiesa y poderosa para ligar las embestidas, sin dejarse llevar. Más corrección que alma. La técnica sobrepasada por el sentirse torero. Jodida conjunción cuando estás tan hecho al que no te deja. Saludó la ovación.

El cuarto fue un toro basto y muy fuerte por delante. Incomprensibles las palmas a su salida. Manso y aquerenciado, pero con la dulzura y clase necesaria para poner patas arriba aquello. Ligó entonces Chacón a Vaquerito, que apretó riñones a medida que la mano del gaditano bajaba. Ligaba los de pecho, con la sensación de linealidad, al menos desde arriba. Una tanda de naturales, aún con la repetición del Montalvo. Quisimos más con esa mano. Buenos los finales, sintiéndose ahora sí torero. La espada atravesada frenó la petición de oreja. Vuelta al ruedo tras algunos pañuelos.

Javier Cortés comparecía por tercera vez este año. Planteamiento fuerte ganado a sangre. Apostó por otro inicio arrollador con su primero, en los medios, sorprendiendo con un desdén cuando todos apostaron por el estatuario. Perdió entonces los pasos para ligar las embestidas de “Atractivo”, animal que quiso emplearse en varas. Humilló y transmitió en los inicios, faltando el punto de repetición que buscó Javier en sus terrenos. Mejor a izquierdas, tirando bien del animal, ciñéndose y pasando apuros. Pareció venirse abajo la faena tras la tercera tanda. Quedó en nada.
Con el quinto vimos la versión más forzada del madrileño, ayudado en todo momento por el buen recorrido del manso Montalvo. Al hilo sintió su poderosa muleta por ambas manos, con la recriminación de su público, al que encandiló esa tarde del 2 de mayo. Baja la mano y largo el muletazo, para ligar de nuevo el siguiente, despatarrado y buscando más allá de lo “permitido” la acometividad del animal. Terrorífico el encuentro en la suerte suprema, prendido por el pecho sin consecuencias. Vuelta al ruedo tras petición minoritaria.

Anuncian para julio un certamen de novilladas los viernes noche. Para esta semana, la novillada de Cascón, una de las triunfadoras el año pasado.

Un saludo
Borja González.

martes, 29 de mayo de 2018

TERCERA SEMANA DE SAN ISIDRO 2018








Tercera semana de feria. La Puerta Grande de Madrid se abrió por partida doble el viernes 25 de mayo. Hubo que esperar 18 días para salir en hombros por la calle Alcalá. Siempre hablando de los hombres de a pie, claro está. Y no crean que fue un acontecimiento histórico, por mucho que lo quieran contar. Una doble Puerta Grande triunfalista ante una corrida pasada por agua, gran factor influyente en todo lo que llevamos de feria.

La novillada de Conde de Mayalde tuvo la apertura de la tercera semana. Una novillada pareja y bien presentada, de buenas condiciones en el tercio de muleta. Destacaron varios novillos, y volvió a quedar en entredicho el papel de los anunciantes, como ya criticamos en la presentación de carteles. Atienza no llega a romper en Madrid, quien le ha dado unas cuantas opciones. Cadaval mostró sus pobres dotes toreros con un buen lote, y Toñete arrancó la oreja bajo el diluvió con más méritos físicos que dotes artísticos. Al menos salvó el drama.

La corrida del Ventorrillo volvió a dar oportunidades a Curro, Morenito y David Mora. Otras cuantas. Un encierro remendado por un toro de Valdefresno que se dejó sin grandes cualidades de casta. La del Ventorrillo, bastante escurrida, acometió sin pujanza y con poco fondo. Los de luces tampoco estuvieron inspirados. Una tarde sin contenidos.

El día 23 se volvió a colgar el cartel de “No hay billetes”. Quizá el día con más tirón de la feria. Por lo menos en taquilla. La corrida de Victoriano del Río estuvo escasa de trapío y fondo. Protestados varios de salida y prácticamente todos pitados en el arrastre. Un encierro bajo de casta que se dejó todo en el caballo, con alguna buena pelea en varas. Perera y Talavante deambularon entre un lote nefasto y flojo. Apenas el cuarto tuvo un par de arrancadas para luego rajarse. Roca Rey arrancaría la oreja del más potable del encierro, sexto de la tarde. A base de firmeza de plantas y toreo accesorio logró levantar la tarde. Varios derechazos ceñidos y un natural muy largo como recuerdo de una faena excesivamente premiada con la oreja tras fulminante volapié.



La II Corrida de la Cultura enfrentó a Julián López “El Juli” (única comparecencia) y Ginés Marín (triunfador del 2017). Para dicho acontecimiento se lidiaron dos toros de Alcurrucén (2º y 3º), dos de Victoriano del Río (1º y 6º), uno de Domingo Hernández (4º) y uno de Garcigrande (5º), todos ellos a excepción del sexto muy justos de presencia, alguno impresentable como primero y segundo. Se vivió la faena de mayor calado con el tercero de la tarde, de nombre “Licenciado”, un gran toro al que Julián a punto estuvo de cortar el doble trofeo. Una faena vibrante con un principio arrebatador por bajo. Intentó buscar la verticalidad Julián, con el consiguiente déficit de su “rompedor” toreo. Faltó rotundidad al natural. El sartenazo dejó la obra en una sola oreja. Ginés Marín dio una muy buena tarde con un lote muy a la contra. Dispuesto y valiente con el peligroso cuarto y algo encimista con el imponente sexto, que realizó uno de los mejores momentos de la feria en la suerte de varas. Importante estuvo con él Agustín Navarro, en dos soberbios puyazos.



Alejandro Talavante sustituía a Paco Ureña en la decimoctava de feria. La sustitución y el carácter benéfico de la actuación obligaban a Alejandro a salir al tercio tras finalizar el paseíllo. Madrid lo agradeció con una sonora ovación. La corrida de Cuvillo no estuvo a la altura en cuanto a presencia. Varios toros de escaso trapío que pasaron desapercibidos entre la irregularidad del tiempo y el pasotismo de una afición ya cansada. Alejandro cortó las dos orejas entre protestas del noble y buen segundo, de nombre “Cacareo” y de estampa utrera. Faena muy bien estructura y ligada, con buenos pasajes y un soberbio cambio de mano eterno. Nunca cogió aires de Puerta Grande y sorprendentemente fue concedida con cierta facilidad. López Simón consiguió de nuevo su 1+1, para lograr su quinta y nuevamente excesiva Puerta Grande. Tiró de épica en el sobrero que hizo tercero, en una faena ligada y de poco peso, jaleada tras sendas volteretas, una de ellas a la hora de entrar a matar, por derecho, demasiado. Otra cortó al sexto, de nombre “Galiano”. Uno de los toros de la feria. Presencia basta y comportamiento muy serio de principio a fin. Encastadas y profundas sus acometidas, como brava su muerte. Mejor estuvo Simón con este, sin llegar a la altura del animal. La estocada en todo lo alto callaba toda protesta.



El sábado 26 se lidió una novillada de Fuente Ymbro, de buena presencia y muy óptima para el triunfo de los espadas. Marcos y Alejandro Gardel hacían su presentación en esta plaza. El primero no llegó a acoplarse con el noble pupilo de Gallardo, que regaló unas cuantas y francas embestidas. Gardel dejó detalles de buen torero ante su lote, destacando en varios muletazos sentidos y muy bien llevados por bajo. El empiece fue muy torero. Y la Puerta Grande se quedó a un paso para Francisco de Manuel. Una vez más. De nuevo actitud, buen capote y momentos puntuales con la muleta que merecen repetir y estar al tanto. Bien el presidente al no conceder una más que excesiva Puerta Grande.



Cerró semana Dolores Aguirre, con una desigual corrida de toros, caracterizada por su complejidad y mansedumbre. La primera parte no dejó indiferente a nadie. Tres toros poderosos, encastados y con muchísimo que hacer, con los que estuvieron más que dignos los tres espadas: Rubén Pinar, JC Venegas y Gómez del Pilar. El primero, de nombre “Botero”, realizó una dura pelea en varas y su comportamiento fue todo un espectáculo en el tercio de muleta. Agresivo, poderoso, sin regalar un solo paso. Y muy bien con él estuvo el albaceteño Pinar, plantando siempre cara. La segunda parte fue excesivamente mansa y rajada. Intolerable aprobar el cabezón y horrendo cuarto. A destacar la tarde en actitud y profesionalidad de Gómez del Pilar.




Y esto fue todo lo acontecido en la tercera de feria. En cuanto a las cuadrillas cabe destacar la labor de José María Soler con el capote en la tarde de Cultura, y el tremendo par de banderillas de David Adalid al quinto de Dolores Aguirre. Ambos candidatos a premio.

Un saludo
Borja González.



lunes, 21 de mayo de 2018

SEGUNDA SEMANA SAN ISIDRO 2018



                                                                   Uno de los muletazos de la feria. Talavante y "Rosito"


Llegamos a la segunda semana de feria, donde comenzaron a llegar los carteles fuertes del serial. Dos “No hay billetes” y otros tres casi llenos que elevaban el discreto aforo de la primera semana de ciclo. Llegaron también las concesiones de orejas, que empiezan a brotar de manera casi diaria entre el barrido de toros con triunfos escondidos.

Abrió la semana la corrida de Las Ramblas, fea y basta como de costumbre. Un encierro destartalado, gigantón y falto de casta que apenas permitió el lucimiento de los espadas. Llegó entonces el acto más bochornoso que se recuerda en la plaza de toros de Madrid, en manos del virtual y afamado presidente Jesús María Gómez. Conocido por “Musi” o “Chachipresi” en las redes sociales. La devolución del manso cuarto causó la ira de una plaza bofeteada y hundida. Historia de la tauromaquia. Suceso extremadamente preocupante que debió tener como consecuencia la inmediata dimisión del presidente. Sin ninguna duda.



                                               "Opaco" de Las Ramblas. Toro devuelto por ser manso


Con dicha corrida se estrellaron de diferentes maneras David Mora, Juan del Álamo y José Garrido. A David se le fue uno de los toros de triunfo de la feria. El sobrero de José Cruz, de nombre “Cortés”, protestado de salida por su pobre presencia. El cornúpeta acometió con casta y entrega en la faena de muleta, desbordando por completo a un David Mora en horas muy bajas. Del Álamo y Garrido se la pegaron con un lote descastado y manso.

El día del Patrón se lidió una corrida interesante y muy toreable del Puerto de San Lorenzo. Toro importante fue “Cuba II”, segundo del encierro, que se fue como vino, con las orejas puestas. Pinchó Ureña una faena de más bajos que altos, en la que primó el toreo exagerado y despatarrado, falto de naturalidad. Las ansias del murciano volvieron a jugar una mala pasada. De no haber pinchado le hubiera cortado la oreja. Sí la ganó en el quinto, a base de verdad y sometimiento, por ambas manos. Emocionante y pulcra la faena. Encastado y con dificultades el toro. Bonita pelea de tú a tú. Se tiró con todo. Oreja de ley. Fandi apenas tuvo lote y Simón desaprovechó la acometividad del buen tercero. Su constante ligazón no conjugó los ingredientes suficientes para levantar una faena excesivamente plana. Lineal. Con ello concluía una de las tardes más interesantes de las que llevamos de abono.





                                                                       Los mejores instantes de Ureña y Cuba II, del Puerto


El primer cartel de “No hay billetes” se colgó el miércoles 16 de mayo, en la primera corrida de Núñez del Cuvillo. Encierro justo de presentación y muy interesante en cuanto a juego. No llegamos a ver los primeros tercios, pero si una dosis de nobleza, boyantía y mucho juego en la muleta. A destacar el bravucón tercero, con el que realizó una de las grandes faenas que llevamos de feria. Talavante bordó los inicios por bajo, ligó los mandones derechazos, con algún desajuste que otro, y dominó los naturales ceñidos, sin importar la salida del toro. Oreja cortada y pedida de forma unánime. Protestada y minoritaria fue la de Ferrera al abreplaza. Otro toro noble y bien presentado, flojo de remos y de buen fondo. Trató de sentirse Antonio, por momentos sobreactuado, sin acabar de romper al toro. Como si de un tentadero en campo propio se tratara. Alargó en demasía la historia con el marmolillo que hizo cuarto. Manzanares cortó otra al jabonero quinto, de boyante y enclasada embestida. Se gustó en los de pecho y alivió en los derechazos. Una costumbre que ya no pilla por sorpresa en las tardes que se anuncia el alicantino en la capital. Al natural volvió a dejar constancia del trabajo que le cuesta corregir dificultades. Dos soberanos estoconazos que valieron la entrada y los isidros felices con las orejas a casa.



Finito de Córdoba volvía a Madrid tras su desencuentro de hace un par de años. La corrida de Juan Pedro, justa de presentación, careció de casta y fuerza. Un desfile de toros venidos a menos, a la defensiva en el último tercio, y que apenas se justificó en varas. “Ombú” destacó entre semejante ganado. Un precioso animal herrado con el número 33 que derrochó una estupenda clase en la muleta del mediano Adame. Templó y ligó las embestidas el mexicano, sin acabar de romper al buen Juampedro. La estocada rinconera debilitó la fuerza de la oreja, pedida en mayoría. Más complicaciones mostró el sexto de Parladé, con un Adame en serias complicaciones. Román no tuvo su día y Finito dejó dos enormes capotazos al atacado primero. Poca historia.




                                                                                 "Ombú" y Luis David Adame. Clase a raudales.


Roca Rey colgó el “No Hay Billetes” en la tarde del viernes. Madrid se partió las manos en reconocimiento a una trayectoria. Juan José Padilla recibía así su mayor ovación capitalina. Sin ideas ni conceptos, fue incapaz de devolver la ovación a la plaza. Pegapases con el inválido primero y sin querer ver al cuarto, el de mayor casta de un pobre encierro de Borja Domecq. Una oreja cortaría el francés Sebastián Castella al quinto, en una faena de arrimón y toreo accesorio. Al precioso animal de jandilla le faltó fondo y casta. Apuntó pero no disparó. Protestas más que justificadas en la concesión del apéndice, con bronca entre tendidos. Roca apenas pudo justificarse con el mansurrón sexto, rajado desde los principios. Decepcionante corrida de Jandilla. Sin excusas.



                                                                                Oreja para Castella por la vía del arrimón



Buena entrada también hubo el sábado. Rozando el lleno. Una corrida de Alcurrucén que manseó en exceso y que apenas permitió el lucimiento de los espadas. Curro Díaz se libró de milagro ante el primero, curiosamente en el mismo instante que adelantaba la pierna de salida al coger la zocata. Anteriormente se dedicó a destorear en la oreja del animal. Quien te ha visto y quien te ve Curro. Sin ideas con el cuarto, un mansazo de libro. Al mayor de los Adame se le fue el toro de la tarde. “Segoviano”, otro para apuntar. Animal que manseó en los primeros tercios y que acometió con casta y transmisión a la muleta de Joselito. Cortó sin embargo la oreja del quinto, otro animal rajado y muy deslucido. Consiguió sujetar en terrenos del tres al bicho, ligando dos series que calaron de forma sorprendente en ciertos tendidos. No pregunten las formas, eso no importa. La estocada en los bajos proporcionó una muerte instantánea que levantó una sorprendente e irrisoria petición de oreja. La más protestada de la feria. Cuentan que también estuvo Del Álamo en el cartel.


                                                                           Joselito Adame y un manso de Alcurrucén. Oreja protestada


Y llegó la primera puerta grande de este San Isidro 2018. ¡Cómo no con los caballos! En un encierro de tonelaje y mutilado. Cada día encuentro menos sentido a esto del rejoneo. Me cuentan que Ventura cortó una y una en el mano a mano. Ya lleva 15! Otra cortó Leonardo al sexto de la tarde. Al parecer no se aburrieron los asistentes.



                                                                             Primera puerta grande de la feria. Diego Ventura.


Y entre tanto cabe destacar varios nombres esta semana.
Destacó en varas Tito Sandoval por un puyazo al sexto de la tarde el día del Patrón. Escasos reconocimientos para una suerte totalmente pérdida en esta feria. Se está picando horriblemente a los toros.
En la brega hay que destacar la tarde de Mambrú al cuarto Jandilla. Totalmente protagonista en su brega.
En banderillas si que hemos podido ver varios saludos. A destacar el impactante par de Trujillo al sexto de Cuvillo. También el perfecto tercio de Miguel Martín y Fernando Sánchez el sábado, o el buen par de Arruga en la tarde del Puerto.


Un saludo
Borja González.



lunes, 14 de mayo de 2018

PRIMERA SEMANA SAN ISIDRO 2018



                                               Hasta ahora la faena de mayor vibración en Las Ventas. Román y "Hechizo"

Fotografías: www.las-ventas.com



Comenzó la Feria de San Isidro 2018 el pasado martes. El Mundial del Toreo (catalogado por algunos) dio el pistoletazo de salida para cumplir su primera semana con más pena que gloria, una buena presentación de ganado, y un bajo nivel de emociones en una plaza que sigue sin cubrir sus tres cuartos de entrada.

La novillada inicial descorchó el ciclo con un encierro desigual y por momentos feo de Guadaira, en la que destacó por casta y bonanza el segundo de la tarde, en suerte para el madrileño Carlos Ochoa, que siguió sin entenderse con la plaza de Madrid. Garzón mostró claras dificultades y poco oficio con un lote manso y noblón. Por su parte, Téllez regaló unas buenas chicuelinas, con más poso que técnica. Habrá que esperar. Destacaron Revuelta y Navazo en banderillas. Apuntar que ha sido hasta ahora la tarde con más espectadores de la feria. 16.371.


La Quinta fue la corrida inaugural de este San Isidro. Un encierro muy bien presentado y con peso, que tuvo mejores inicios que finales. Destacó la clase del cuarto, de nombre “Palmeño”, con el que no acabó de apostar un apático y frio Juan Bautista. Otro de los destacados fue “Brioso”, sexto de la tarde. Animal encastado y complicado, que dificultó los pasajes de un enrazado Morenito de Aranda, que realizó los momentos más emotivos de capote de lo que llevamos de feria. El Cid, por su parte, se vio superado por un correoso quinto, dejando muchas dudas en la cara del toro.
Destacó Quintas en el tercio de varas y Zamorano en los pares al sexto.



                                                                                                 "Brioso", sexto de la tarde. Casta y poder.


Si hablamos de toros destacados no podemos olvidarnos de “Hechizo”, segundo de la tarde en la corrida de Ricardo Gallardo. Fuente Ymbro lidió una muy pareja corrida de toros en la tercera de abono, en la que destacó la lidia de “Hechizo”, un animal badanudo y musculado que tuvo la virtud de ir en todo momento a más. Román realizó con él una bonita faena de distancias y frescura que apunto estuvo de tener premio. El fallo con los aceros dejó la obra en un discreto saludo desde el tercio. Otro buen toro fue “Holgazán”, primero de la tarde, al que no supo aprovechar Joselito Adame, a pesar de poder y mandar en una tanda de derechazos. Garrido mostró calidades al natural con el tercero, otro toro de opciones, pero no acabó de romper la faena. Se le acaban las oportunidades.



                                                                                        "Hechizo". Imponente toro de Fuente Ymbro


La problemática llegó el viernes, con la fortísima y grandullona corrida de Pedraza de Yeltes, vacada que sigue sin dar resultados en Las Ventas. Una corrida seria y venida a menos tras su paso por los jacos, donde apenas empujaron con pujanza. Fortes realizó lo más destacado ante un lote parado y falto de transmisión. Se le pidió con fuerza y mayoría la oreja al sexto, ante un trasteo de aplomo y mucha verdad, sin ser una faena de premio, pero con la actitud y dimensión de un torero a tener en cuenta. La bronca monumental fue en dirección a J. Magán, presidente que pretende dar rigor a una plaza sin rumbo fijo. Discretos Escribano y Luque en la tarde.
Saludó Juan Contreras en el quinto de la tarde.

                                   
                                                                                        Fortes con el sexto de Pedraza. Naturalidad y verdad


El domingo llegaría la que hasta ahora ha sido la corrida más interesante, que no completa, de la feria. Baltasar Ibán lidió una corrida entipada y de buena condición el mismo día que se descubría el azulejo para el eterno Iván Fandiño. Aún es jodido recordarlo. “Mexicano” y “Lastimoso II” dieron categoría a la vacada madrileña dentro de un encierro encastado y cargado de matices. A destacar esa segunda estupenda vara que se llevó el bueno de Lastimoso. Fco José Espada cortó la primera oreja de la feria a pie entre protestas, tras una faena a menos cargada de irregularidades y equivocaciones en terrenos. Faltó mando y cuajo. Protestada tras petición minoritaria. Lo que son las cosas. La mayor ovación de la tarde la consiguió Alberto Aguilar tras finalizar el paseíllo. Despedida de un pequeño gran torero.



                                                                           Fco José Espada pasea la primera oreja de San Isidro 2018



Con esto concluye la primera semana de San Isidro, en la que cabe destacar la buena presentación del ganado, las penosas actuaciones en el tercio de varas, y la descarada e inaguantable actuación de los mulilleros de la plaza, siempre a la espera de concesiones.

¡Que venga más y mejor!

Un saludo
Borja González.

jueves, 3 de mayo de 2018

¡ QUÉ PEDAZO DE TORERO ! (Crónica corrida goyesca 2018)






IMPORTANTÍSIMA FAENA DEL MADRILEÑO, AL QUE LE PIDEN LAS DOS OREJAS DE UN BUEN TORO DE LA REINA, CORNEADO EN EL MUSLO. TAMBIÉN RESULTA HERIDO GONZALO CABALLERO.

Madrid. Plaza de toros de Las Ventas.
Miniferia del Comunidad de Madrid. 2 de mayo de 2018. Corrida goyesca.
Toros de El Tajo (1º y 4º) y La Reina para los diestros:
-      Iván Vicente: vuelta tras petición y saludos tras aviso.
-      Javier Cortés: silencio y oreja con petición de la segunda. Herido.
-      Gonzalo Caballero: silencio tras aviso y saludos de camino a enfermería. Herido.
Entrada: 10.871 espectadores.

Nota: Gran brega de Abraham Neiro, que saluda junto a Antonio Molina tras dos soberbios pares. Buen tercio de varas de Jesús Vicente en el cuarto de la tarde, también ovacionado.



Emoción, la que tantas veces echamos en falta en una plaza de toros. Verdad, la que solo consigue un espectáculo como la tauromaquia. Pureza, de la que carecen tantos y tantos toreros. Sangre, la que derramaban los muslos del héroe. Cuatro palabras que resumen la tarde más importante de Javier Cortés en Madrid. Roto en cuerpo y alma sintió la vibración de unos tendidos entregados a la causa. Cazador consiguió su presa en el de pecho, cuando Madrid rompía tras dos derechazos cargados, vaciados más allá de la cadera. La taleguilla se cubrió de sangre oscura en apenas unos segundos, pero ahí estuvo el torero, para arrastrar aún más la mano ante el gigantón toro de Joselito. Dos tandas de derechazos empujando con el alma, con el poco fondo que tenía Cortés tras años continuos de maltrato. Rugía entonces Madrid al grito de torero, y aún tuvo los cojones de gustarse en dos trincheras de escándalo. Sin fuerzas fue ayudado a por el cambio de espada, cuando todo parecía imposible. Entonces se armó de valor, y necesariamente al encuentro dejó el acero en la colocación menos oportuna. La oreja vio en volandas el de Getafe, cuando aún pedían con insistencia la segunda, no concedida por el palco.

Y es que la tarde de Javier Cortés no puede resumirse simplemente en eso. En su primero vimos la figura asentada de un torero con un don innato. Variado en quite, citando de frente en distancias, recordando al viejo Chenel, ese que tanto apostó por él. Naturales sin eco pero conseguidos, porque le importó poco por donde pasaron las astas. Bernadinas al más estilo Tomás, y fallo estrepitoso con el acero. Que dolor de bajonazo.

Y qué decir del inicio a ese quinto, mirando al tendido natural en mano, con el pecho por delante, en una declaración de intenciones. ¡Ay si no llega a doblar las manos!

Otro punto fuerte de la tarde se vivió con el abreplaza. Un precioso colorado que regaló diez minutos de embestidas francas y enclasadas. “Listillo” aceptó con buen son las verónicas de Iván Vicente, que se gustó en el recibo. Con una pelea mansa en varas, y aquerenciado en banderillas, aceptó el trato del madrileño, que de forma liviana construyó una faena de flojos finales. Torero el empiece y lineales los derechazos. Más cadencia hubo en los naturales, sin apenas toques, y cogidos más adelante. La plaza pareció tomar partido por el bueno de Joselito, que desde el alto del 8 aprobaba las embestidas del toro. Buena estocada y vuelta más que merecida tras petición justita de oreja.

Al cuarto le recetó otro gran volapié, lo que provocó su salida al tercio. Fue este un toro corpulento y bien colocado por delante, que empujó con franqueza al peto de Jesús Vicente, en dos buenos puyazos. Le costó romper y pidió llegarle mucho a la cara, algo que por momentos llegó a conseguir Iván, que alargó en exceso una faena sin muchos argumentos.

Gonzalo Caballero volvía a Madrid tras su polémica empresarial con Simón Casas. El todo o nada. La lucha del joven contra el sistema. Toda una apuesta. Y el madrileño pareció más pausado que nunca, algo que sorprendió a más de uno.
Su primero fue el animal más serio de la corrida. Negro de capa y con una expresión aterradora. Se vino abajo a las primeras de cambio, y tras un trámite en varas muy protestado por los tendidos de sol, llegó a la muleta con nobleza y nula transmisión. Sin pensarlo un segundo se puso Caballero al natural, templado y encajado, sin acabar de llegar a los tendidos. Faltó emoción y toro.
Se le echó a los lomos el sexto, en plena rebolera tras unos templados delantales. La caída sobre el cuello obligó a tomar la puerta de la enfermería. Cuando todo estaba previsto para que Vicente se encargara de la lidia, se abrió la puerta del 4. Gonzalo volvía al ruedo. No podía dejar pasar su oportunidad. Mermado físicamente regaló una buena serie de derechazos, pegado al tercio. Quizá la tanda más lograda en mando. Pareció pararse por momentos el animal y la faena no acababa de coger altos vuelos. Volvió a fallar la espada y todo quedó en saludos desde el tercio.

Finalizaba así una interesantísima tarde de toros en Madrid. Cruzaba el platillo Iván Vicente en solitario, quien sabe si pensando en lo que dejó por hacer al bueno de Listillo. Caballero se despidió anteriormente camino de la enfermería, con la idea de no haber traspasado la frontera. Mientras tanto Javier Cortés estaba siendo operado en la enfermería de un cornalón de veinte centímetros. Pero ahí queda la impronta de un pedazo de torero. Madrid te espera.

Y no quiero olvidarme de la sensacional brega de Abraham Neiro, simplemente perfecto con ese quinto toro. Como tampoco de Antonio Molina, que sopló dos pares de escándalo al grandullón de Cazador. Ovación de gala.


Un saludo
Borja González



PARTE MÉDICO DE JAVIER CORTÉS: Herida por asta de toro en el tercio medio de la cara posterior del muslo izquierdo con una trayectoria ascendente de 20 centímetros que produce destrozos en músculos isquiotibiales, contusión en nervio ciático y alcanza el fémur. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros. Se traslada al hospital San Francisco de Asís con cargo a la Fraternidad. Pronóstico grave. Firmado: Dr. García Leirado.


PARTE MÉDICO DE GONZALO CABALLERO: ‘Herida por asta de toro en tercio superior cara lateral de muslo izquierdo con una trayectoria hacia dentro de 5 centímetros que produce desgarro de la fascia lata y músculo vasto interino. Contusión cervical pendiente de estudio radiológico. Es intervenido quirúrjicamente en la enfermería de la Plaza y se traslada al Hospital San Francisco de Asís con cargo a la Fraternidad. Pronóstico: Menos grave’.Firmado: Dr. García Leirado. 


Toros lidiados en el 2 de mayo.
·        Primero. “Listillo” nº 5 colorado de 556 kg (Ovación)
Un tacazo de animal. Gran clase desde el capote. Protesta en varas y llega con fondo y humillación a la muleta. Toro de triunfo.
·        Segundo. “Matrón” nº 78, melocotón de 510 kg (Pitos)
Más ligero que sus hermanos. Blandea en los primeros tercios y apenas rompe en la muleta, perdiendo las manos en varias ocasiones.
·        Tercero. “Resabido” nº 20, negro de 524 kg (Pitos)
Todo un señor. Fino, musculado y muy serio. Cinqueño. Se viene abajo y muestra poca fuerza. Apenas es castigado en varas. A menos y apagado.
·        Cuarto. “Calandrio” nº 43, castaño de 630 kg (Silencio)
Fuerte y muy hondo. Buena pelea en varas, pronto y apretando. Se desfonda y llega sin decir nada al último tercio. Faltó casta.
·        Quinto. “Cazador” nº 6, colorado de 655 kg (Palmas)
Alto y muy serio. Con mucha caja. Transmite en todo lo que se le hace. Llega con fondo y buen pitón derecho. Interesante.
·        Sexto. “Cerillero” nº 36, colorado de 612 kg (Silencio)
Serio y con plaza. Discreto en varas y con nobleza en la muleta.




miércoles, 2 de mayo de 2018

PRESENTACIÓN Y PREMIO (Novillada 1 de Mayo 2018)




Foto:www.las-ventas.com


DOS OREJAS DE POCO PESO PARA LOS DEBUTANTES PABLO MORA Y FRANCISCO DE MANUEL CON UNA FEA NOVILLADA DE GIBAJA.


Madrid. Plaza de toros de Las Ventas.
Feria de la Comunidad de Madrid. 1 de mayo de 2018
Novillos de López Gibaja para:
-      Amor Rodriguez: saludos y silencio tras dos avisos.
-      Pablo Mora: oreja y palmas.
-      Francisco de Manuel: oreja y vuelta tras fuerte petición y aviso.
Entrada: 7.789  espectadores.


La Miniferia de la Comunidad de Madrid abría su tradicional ciclo con un cartel de novilleros íntegramente madrileño. La ganadería, lucía el hierro de López Gibaja, de encaste Domecq, vía El Torero, luciendo divisa rojigualda. Encierro feo de hechuras, desigual en alzada y geniudo en sus embestidas, con una nota muy discreta en varas.

Los tendidos cubrieron casi la mitad del aforo en un ambiente festivo y entregado. Los autobuses venidos de muchos municipios de la comunidad, como motivo de la festividad de la CAM, se dejaron notar en las continuas peticiones de orejas, reglamentariamente mayoritarias, y que hubieran ocasionado reglamento en mano, la Puerta Grande del jovencísimo Francisco de Manuel, que hacía su presentación en Las Ventas.

Cortó una al primero de su lote, de nombre “Rabanero”. Animal que acudió con franqueza y transmisión a los primeros tercios, para luego soltar la cara y defenderse en la muleta. De Manuel dejó los mejores lances de capote de la tarde. Cadencioso, ganando terreno y rematando con una estupenda media a la cadera. Discreto y sencillo en banderillas, animoso y con actitud, ganándose al tendido. Faena acelerada y por momentos embarullada, sin acabar de coger el sitio al novillo. Los finales por bajo denotaron capacidad y gusto. Estocada arriba y oreja de poco peso para esta plaza.
Mejor le vimos ante el sexto, el de mejor condición de la fea novillada. Un explosivo inicio de rodillas comenzó a desquebrajar la puerta de los sueños. Se asentó ahora si Francisco y dejó una buena tanda de derechazos, ligado con un torerísimo de pecho. De nuevo altibajos y frenada del Gibaja, que no quiso sumarse a la fiesta. Una estocada perpendicular y dos descabellos fueron motivo suficiente para que Gonzalo de Villa guardara su moquero en el palco.

Más peso tuvo la oreja de Pablo Mora al segundo. Al menos tras semejante volapié. Sencillamente perfecto. Sin decir apenas nada con el capote se plantó muleta en mano el de Moralzarzal, para tirar por momentos del bichejo de Gibaja. Buena condición la del animal, mermado físicamente de sus extremidades. La faena no quedará para el recuerdo. Protestas en su concesión.
Llegaron las mejores sensaciones en el quinto. “Patizambo” era largo como él solo, con mucha plaza, y no quiso nunca entregarse a la muleta firme de Pablo, que con colocación y verdad plantó cara en tendidos de sol y sombra. Muletazos meritorios y por derecho de nuevo en la suerte suprema. Buena presentación en la capital.

Abrió cartel Amor Rodriguez, que no tuvo suerte en el sorteo. Pareció sobrado ante su primer oponente, de justa fuerza y medida casta. Aplomo y técnica en una faena carente de alma. Estuvo apunto de escuchar los tres avisos del cuarto, que manseó de forma escandalosa al sentir la espada. El alargar la faena sin respuesta alguna es un defecto más que debe corregirse por el bien del espectáculo.

Hoy tenemos un interesantísimo cartel para conmemorar el 2 de Mayo. Toros del Tajo y la Reina, propiedad del maestro Joselito, para los diestros Iván Vicente, Javier Cortés y Gonzalo Caballero.

Un saludo
Borja Gonzalez

Ficha de los novillos lidiados en la tarde.
·        Primero. “Fulano” nº 60 colorado chorreado en verdugo de 514kg (Silencio)
Justo de presentación. Flojo y apagado en la muleta. Sin decir nada.
·        Segundo. “Reatado” nº 58 castaño de 462 kg (Silencio)
Impresentable. Feo y destartalado. Flojo y a más en la muleta. Muy noble.
·        Tercero. “Rabanero” nº 30 negro listón bragado gargantillo de 463 kg (Silencio)
Embiste bien en el capote y acaba soltando la cara en el último tercio. Movilidad y genio. Embestidor por ambos pitones.
·        Cuarto. “Sartenazo” nº 21 negro de 490 kg (Silencio)
Bien presentado. Pelea de bravo en la primera vara para protestar en las dos siguientes. Acaba rajado y sin ganas de pelea.
·        Quinto. “Patizambo” nº 48 negro de 538 kg (Silencio)
Palmas de salida. Animal largo y con plaza Mansea y se viene abajo en la muleta.
·        Sexto. “Cebollito” nº 502 negro listón bragado de 502 kg (Palmas)
Feo de presencia. Muestra nobleza en toda su lidia, siendo pronto en el último tercio, pidiendo distancias.