domingo, 1 de mayo de 2011

LOPEZ SIMON CAE DE PIE EN LAS VENTAS.



Lopez Simón con el primero de su lote.
Foto: Las Ventas.com



PÉSIMA NOVILLADA DE ANTONIO PALLA

Plaza de Toros de Madrid. 30 abril 2011
Primera de la Miniferia de la Comunidad.
Entrada: Menos de un cuarto.
Novillos de Antonio Palla para:
- Cristian Escribano: silencio tras aviso y OREJA.
- Adrian de Torres: palmas y división al saludar.
- López Simon (presentación en Madrid) : OREJA tras aviso y saludos tras aviso.





Personalidad es lo que pedimos a los novilleros y distinción es lo que ha traido el joven López Simón a la plaza de Madrid en el día de su presentación. Muy en novillero, con una disposición envidiable y con raza torera.
Cortó una oreja a su primer oponente y le llegaron a pedir la otra del sexto. Mucho público festivalero, gracias a Cesar por no conceder la locura de la Puerta Grande. No seré yo el que le cuestione al chaval la oreja del tercero ya que sin toro se inventó una faena distinta, cargada de juventud, ganas y estilo propio.

Escribano por contrario cortó otra oreja del cuarto, apéndice de poco peso aunque pasable para una novillada de fuera de abono. Faena aseada, algo picotera , larga y rematada con una bonita suerte, al encuentro, lo que calentó los tendidos.

La famosa frase “QUE NO VUELVA ESTA GANADERIA” volvió a retumbar en los tendidos, desocupados y con una pobre entrada en parte por el mal dia que se quedó en la capital. La novillada de Antonio Palla no tuvo nada destacable ni positivo. Un encierro feo de hechuras, sin cara, deslucida, sin casta ni fuerzas. Babosas que se arrastraron por el ruedo venteño sin emoción alguna. Practicamente todos fueron pitados en el arrastre.

Escribano sorteó en primer lugar a un inválido de nombre “Canario”, castaño bociblanco de 456 kilos, herrado con el 41. Salió perdiendo las manos, como dañado de la mano diestra y se fue sin picar con una monumental protesta para el presidente. Vergonzoso que el animal llegara sin sangrar a banderillas. Como era de esperar Madrid lo acusó en la faena de muleta pidiendo constantemente la muerte de la babosa. Escribano no pasó de aseado. Mal con la espada, tres pinchazos, una casi entera y seis descabellos. Silencio tras aviso.
En cuarto lugar salió el de mayores opciones. Un animalito mal presentado de nombre “Aviador”, nº 23 de 517 kilos. Sin fuerza alguna recibió dos puyazos y galopó con buen son en banderillas, dejando gustarse a Antoñares y llegó boyante y con trote cochinero a la muleta de Escribano, quien anduvo con buena técnica y poco alma. Desde el fuera de cacho tiró del animal bien por ambos pitones, dándole sitio, perdiendo paso y dejándole la muleta siempre en la cara. Al natural estuvo mejor el de Getafe, enroscándose ahora si a Aviador. Volvió a la diestra y vimos de nuevo un toreo perfilero, sin acabar abajo el muletazo, quizás por la falta de fuerzas del morucho, lo que hacia el que muletazo perdiera profundidad. Hizo bien la suerte al encuentro y recibió una oreja mayoritaria.

Adrian de Torres no tuvo lote alguno, estuvo pesado con dos faenas largas y sin contenido. Quiso colocarse y estuvo en su sitio aunque por momentos el corazón atropelló a la razón. Su primero fue “ Gamisleo” herrado con el 27 de 453 kilos. Manseó de salida y no se empleó en varas, protestando con la cara alta. Quitó Simon por tafalleras con gusto y limpieza. La faena en los medios no cogió altura debido a la mala condición del animal, el cual no humilló nunca. Recibió dos revolcones tras estar encimista y pesado. Se pasó de faena Adrian. Manoletinas y pinchazo con estocada contraria. Recibió Palmas.
El quinto fue una borrega abroncado en el arrastre. “Gracioso” Nº5, negro de capa de 520 kilos de peso. Atacado de kilos, alto y delantero de astas, con cuello y de feas hechuras. Poco picado en varas y muy mal lidiado por parte de Juan Martín Soto. Animal que resultó descastado y asqueroso en el ultimo tercio. Mal con la espada y saludos con leves pitos.
Parte médico de Adrián de Torres: puntazo en cara posterior del muslo izquierdo de 15 centímentros. Contusiones y eriosiones múltiples. Pronóstico leve salvo complicaciones. Firmado: Dr. García Padrós.

Por su parte Lopez Simon dejó una grata impresión en Madrid, se le espera con ganas en San Isidro. Sin novillos realizó una labor importante, con personalidad, estética y ganas, algo imprescindible en un novillero. Su primero fue “Carcelero” nº 10, negro de capa de 462 kilos de peso. Manejó bien el capote Lopez
Simón primero a pies juntos y mas tarde con el compas abierto, causando los primeros aplausos fuertes de la tarde. La verdad que movió mejor el capote que Talavante, a quien dice que se parece. Recibió una magnifica lidia el animal, sin capotazos excesivos y con pares aseados por parte de Cesar del Puerto. Brindó al público e instrumentó una faena inteligente y muy novilleril. Comenzando de rodillas para seguir con dos tandas de desmayo por la diestra, algo perfilero pero con gusto y mano baja. Buenas sensaciones y muy jaleadas estas dos tandas. El animal se apagó y buscó las cercanías, siempre con la postura muy erguida y asentada. Se pasó al igual que todos de faena y tras un pinchazo entrando a morir (se llevó una voltereta muy fea), volvió a entrar con muchísima verdad, dejando una buena estocada y llevándose una oreja.
Con el sexto le vimos algo más acelerado. El animal fue “Andaluz” nº 8 de 528kg. Negro, sin remate, alto y delantero de astas. Deslucido, manso y a menos en la muleta. La faena fue pesada y jaleada por un público que buscó la puerta grande del chaval. Estuvo peor situado pero con ganas. Faena con poco contenido que remató con una estocada baja. Se le pidió la oreja pero Cesar Gómez con buen criterio mantuvo el prestigio de Madrid. Saludó una ovación también regalada.

Un saludo
Borja González

1 comentario:

Gonzalo Ramos Aranda dijo...

CORNADA

“Valiente, López Simón, torero de corazón.”

¿Recibir una cornada?,
a mí no me importa nada,
vengo al ruedo por el triunfo
de los Dioses del Olimpo.

Siempre buscando la gloria,
forjando fiel trayectoria,
plasmo mi verdad taurina,
que en el arte se origina.

Valor, arrojo, hombre fuerte,
confiadísimo en la suerte,
me cuida La Virgencita,
mi vida lo necesita.

Soy torero de fortuna,
de los cuernos de la luna,
preparo muy bien mis tientas,
el paseíllo, en Las Ventas.

Arrimado, más que nada,
¿qué me importa una cornada?,
pitones, rocen mi traje,
del miedo, hoy, me sustraje.

En los gajes de un oficio,
que da cielo o precipicio,
cortando rabo y orejas,
logrando indulto, sin quejas.

Defiendo mi tauromaquia,
realidad, festejo, magia,
me gusta astado cinqueño,
bravo, de casta, de ensueño.

Con más de quinientos kilos,
que levante los suspiros,
más de media tonelada
que, a mí, no me importa nada.

Soy espada, el más osado,
¡madre mía!, toro pasado,
muy cerquita de mi vientre,
Dios proteja al que lo intente.

¡Qué un olé, surque los vientos!,
las palmas sean mis alientos,
de una afición sublimada,
por el toreo enamorada.

Banda de Música, suene,
que un paso doble, resuene,
tóquenme “España Cañí”,
la cuna donde nací.

Viendo llenos los tendidos,
por seres bien entendidos,
en cuestiones de la lidia,
con decoro, sin perfidia.

¿Qué pierdo, al perder la vida,
sufriendo mortal herida?,
revolcado, lastimado,
nunca, jamás me he rajado.

Piel surcada, por raíces,
sangrantes mis cicatrices,
cosidas llevo las venas,
de un hilo penden mis penas.

Aunque sufra otra cornada,
a mí no me importa nada,
mas que cimbrar una Plaza,
soy alma que no fracasa.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 20 de septiembre del 2015
Dedicado a Don Carlos Campos, fiel amante del toreo
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)